FACTORÍA PRISMA PUBLICACIONES

CREACIÓN
Y GESTIÓN
DE CONTENIDOS
DE CALIDAD

CREACIÓN Y GESTIÓN DE CONTENIDOS DE CALIDAD

Ser bueno primero, comunicarlo después

Ser bueno primero, comunicarlo después

En los últimos días ha circulado en las RSS y en los medios de comunicación un anuncio de una compañía de telecomunicaciones tailandesa, True Corporation, del que se ha dicho que “estaba haciendo llorar al mundo”. Un anuncio peliculero que habían ensalzado incluso directores de Hollywood. Lacrimógeno, emocionante y muy efectivo. Desde el punto de vista comunicativo, la verdad es que es impecable. No vende un producto, vende una emoción, una idea transversal, humana, sin fronteras. Vende un valor intangible.

 

 

El problema, ejemplificado en una magnífica crónica del corresponsal en Asia del diario El mundo, David Jiménez, es que los valores que pretende transmitir el anuncio no se corresponden con la filosofía real de la gran corporación que está detrás. Y es que una buena comunicación, una simple gran idea, no puede cambiar la realidad de tu empresa. La mujer del César, para parecer casta, lo tiene más fácil si realmente lo es.
El voluntarismo “buenista” es un error en el que muchas compañías están cayendo: vender que haces RSC no significa que hagas RSC. Para que los consumidores te crean, tiene que ser real. Si comunicas valores, primero tienes que haberlos puesto en práctica sin que nadie se entere. Marca paquete social cuando hayas hecho los deberes sin pensar en cómo los venderás luego a tu público. No pidas un contenido emocionante si la realidad no lo es.
No vengas a buscarnos para vender algo que no te crees.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Nueve + Nueve =